Las Fallas es una de las celebraciones valencianas más esperadas del año y que tienen lugar con la llegada del mes de marzo, justo para despedir al invierno y con el objetivo de renovar el espíritu de todos los valencianos por uno más positivo al inicio de la primavera.

Además de eso, es una de las fiestas españolas que más turistas recibe, al igual que los San Fermines o la tomatina de Buñol. No obstante, las Fallas fueron reconocidas como patrimonio de la humanidad el 30 de noviembre de 2016, día en el que la provincia de Valencia fue puesta en el mapa gracias a esta tradicional costumbre que lleva celebrándose durante siglos.

En Gandía ya está todo preparado para seguir con la tradición de unos carpinteros de la ciudad de Valencia que, en la víspera de San José, el patrón de esta profesión, quemaban frente a sus talleres todos aquellos muebles de madera que eran viejos o inservibles. Esta tradición, según fuentes históricas, es anterior al siglo XVIII, pues no hay evidencias para saber exactamente en qué época se inició esta costumbre.

El último domingo de febrero se celebra la tradicional Crida, el momento más esperado en el cual se enciende la mecha de esta fiesta y declarar que la ciudad de Valencia, al igual que el resto de municipios valencianos, ya están en fallas. Un evento lleno de fuegos artificiales en el que la fallera mayor y la fallera mayor infantil de cada lugar lanzar un discurso de felicidad e ilusión por volcar a todos los ciudadanos en una fiesta en la que ellas serán las protagonistas.

Y el primer sábado del mes de marzo todas las fallas salen a las calles con sus disfraces más originales para llamar la atención de los vecinos y tratan de hacer consciente a la gente de diversos temas sociales como el buen mantenimiento del medio ambiente o la igualdad entre las personas, entre otros varios que se encuentran a la orden del día, y que con sus disfraces son más visibles.

Las fallas suelen ser conocidas como la fiesta del fuego, pues cada año van acompañadas de mascletás, fuegos artificiales y muchos petardos que, tanto falleros como ciudadanos que no pertenecen a ninguna asociación fallera, hacen explotar durante estos días. El resto de días del año no está permitido.

En el municipio de Gandía la programación ya es visible para todos aquellos que deseen disfrutar de las fallas 2020 con más ilusión que nunca y la semana fallera arrancará el día 14 con una gran mascletá y se realizará durante el resto de días hasta el día 19, día en que culmina la celebración, y tendrá lugar junto a Renfe.

Como es tradición, la noche del 15 de marzo es la plantà, el momento en el que los falleros preparan la falla de la mejor manera para que, al día siguiente, cuando pase el jurado pueda ser valorada. Así pues, la tarde del lunes 16 de marzo, a las 17:30h. se hará la entrega de premios para conocer las fallas de Gandía de mejor a peor.

Como ya es tradición entre los gandienses, el martes 17 de marzo por la tarde, se celebra un baile de disfraces en la casa de la marquesa y, por la noche, tendrá lugar la noche del fuego, más conocida como la nit del foc, que consiste en un espectáculo lleno de fuegos artificiales que trata de marcar el momento cumbre a la fiesta como una de las noches más intensas y divertidas. En cambio, en la ciudad de Valencia siempre es la noche anterior a la cremà, el 18 de marzo pero en los pueblos de alrededor de la capital se hace la noche anterior para que sus ciudadanos puedan acudir al evento de la nit del foc que tiene lugar por Valencia.

El 18 de marzo, antes de disparar todos los cohetes que pondrán en el cielo que Valencia tiene una de las fiestas más bonitas del mundo llena de canciones valencianas tradicionales, de muñecos que adornan las calles, del olor y el sonido de la pólvora en cada rincón, los falleros y las falleras llevan flores a la Virgen de los Desamparados, la patrona de la ciudad de Valencia, y lo hacen en una ofrenda en la que los participantes visten trajes típicos valencianos, es decir, los conocidos trajes de falleros y falleras.

Y es que con la llegada de las fallas, las calles se llenan de vida. Los falleros pasan casi una tercera parte del día en los casales, donde se pueden ver como pasan el tiempo disfrutando de juegos de mesa como el póker o su variante, el monopoly, el juego de mesa más familiar hasta el día de hoy, o el domino, un juego clásico muy utilizado por los más veteranos mientras toman un chocolate con churros o buñuelos.

Para finalizar la fiesta, el día 19 de marzo, el día del padre, las fallas son quemadas al caer la noche, primero las infantiles y, más tarde, las grandes, simbolizando que todas las ironías y malos pensamientos queremos que nos abandonen y empecemos una nueva época con el inicio de la primavera llena de buenos pensamientos y obras.

Así pues, en los casales falleros, durante estos día de fiesta hay mucha unión entre los componentes de cada falla y se organizan actividades tradicionales para todos los públicos como verbenas por la noche o concursos de paellas o de truc, además de otras muchas. Además siempre se suelen realizar actos que tengan demanda según los gustos de los participantes y que traten de unir más a los valencianos, haciendo uso de los juegos valencianos tradicionales y de su gastronomía más famosa.

Por tanto, las ansiadas fallas, que ya son patrimonio de la humanidad, ya están en marcha y tratarán de unir a miles de personas de diferentes lugares para disfrutar, como cada año, de una de las fiestas más antiguas de la Comunidad Valenciana.

Deja un comentario