La larga batalla judicial entre el Ayuntamiento de Gandia y la empresa que construyó el nuevo retén de la Policía Local hace dos legislaturas ha terminado. La Junta de Gobierno ha ratificado el acuerdo entre el consistorio y Dragados S.A. para la liquidación final del contrato, por el que el Consistorio pagará a la mercantil 216.944,80 euros por las obras complementarias realizadas, los intereses de demora y por los sobre-costes de mantenimiento de avales.

La mercantil Dragados S.A. resultó la adjudicataria de la obra de reforma y adaptación del antiguo edificio de la Citroën para convertirlo en retén de la Policía Local. La obra finalizó el 21 de abril de 2015. Además, la mercantil realizó un modificado de obras en marzo de 2015, por valor de 181.331, 73 euros más IVA. El nuevo gobierno local se negó a satisfacer este modificado al no constar ningún contrato, y la empresa contratista interpuso dos recursos contencioso-administrativo al considerar que la obra estaba realizada y tenía unos derechos adquiridos.

Paralelamente, el Ayuntamiento de Gandia detectó distintos defectos de obra dentro del periodo de garantía, como filtraciones de agua, problemas de acabado y celdas fabricadas con pladur que permitieron incluso la fuga de un detenido; desperfectos que no se podían reclamar hasta que no se solucionaran los litigios abiertos.

José Manuel Prieto, co-portavoz municipal y teniente de Alcaldesa: “Acabamos con otro de los ‘pufos’ heredados del gobierno del PP. Una obras que no contaban con contrato, ni esto fueron capaces de hacer. Ahora, por fin, damos curso de normalidad a un expediente complejo. Solo queda que el juzgado homologue el acuerdo y ya se podrá proceder a reparar los desperfectos que nos permitirán tener unas instalaciones policiales en óptimas condiciones”.

Deja un comentario