La operación arrancó ante las sospechas de que este hombre podía vender la droga en el establecimiento de Gandia donde trabajaba, informa Jefatura en un comunicado.

El sospechoso recibía a sus compradores y ocultaba los estupefacientes en su lugar de trabajo, lo que dificultaba la investigación al camuflarse entre los clientes.

Tras las investigaciones, la Policía interceptó una transacción de sustancias en el interior del establecimiento. El vendedor intentaba ‘pasar’ ocho gramos de cocaína en envoltorios individuales de un gramo, cuando fue sorprendido y detenido junto al comprador.

En la inspección de su taquilla y el registro en su domicilio se intervinieron alrededor de 88 gramos de cocaína, más de 2.200 euros en metálico, una báscula de precisión, dos rollos de fleje y otros utensilios.

De los dos detenidos por un presunto delito contra la salud pública, ambos sin antecedentes y de origen español, uno ha pasado a disposición judicial y el otro ha sido puesto en libertad, tras ser advertido de la obligación de comparecer cuando sea requerido.

Deja un comentario