Estamos a punto de entrar en el verano, temporada en que los rayos del sol pueden volverse peligrosos para nuestra piel si no la protegemos adecuadamente. En el Día Mundial del Cáncer de Piel “es importante concienciarse que la piel debe cuidarse antes, durante y después de tomar el sol”, señala María Unceta-Barrenechea, fundadora de los laboratorios de cosmética María D’uol.

Los daños solares cutáneos se producen porque el colágeno presente en la piel se destruye dando paso a una concentración anormal de elastina. Como consecuencia, la piel pierde su firmeza y elasticidad dando paso al envejecimiento prematuro de la piel generando sequedad, flacidez y arrugas profundas.


Consejos para cuidar la piel antes de tomar el sol

Después del invierno donde la piel ha estado protegida bajo capas de ropa, ahora que llega el verano es importante prepararla adecuadamente para evitar posibles lesiones futuras que puedan degenerar en un melanoma o carcinoma. Pasos a seguir:

  • Realiza una buena limpieza y exfoliación de la piel para eliminar las células muertas y dar paso a la piel nueva.
  • Aporta una hidratación en profundidad.
  • Cuida también tu alimentación. Hazte con productos que ayuden a sintetizar la melanina y que aporten vitaminas A y E fundamentalmente.
  • Adquiere algo de color previo a la exposición al sol.

Consejos para cuidar la piel durante la exposición solar

  1. Evita la exposición solar durante las horas más fuertes de irradiación solar (de 12.00 a 17.00).
  2. En función del tipo de piel que tengas, comprueba cuál es tu fototipo cutáneo y aplícate crema con factor de protección solar sin olvidar las orejas, manos y escote.
  3. Renueva la aplicación de la crema solar siguiendo las indicaciones de cada fabricante (después de cada baño, o cada cierto tiempo, o después de hacer deporte…).

Consejos para cuidar la piel después de la exposición solar

Las temperaturas elevadas provocan pérdida de agua cutánea y vasodilatación. Por eso hay que aplicar productos que calmen e hidraten.

Por su parte, las pieles más secas son las que pueden sufrir más durante el verano. El viento caliente, la arena y el sol provocan una mayor sequedad, acentuando la condición que de forma natural ya posee este tipo de piel y provocando un aspecto más envejecido. Por eso ten en cuenta los siguientes consejos:

  1. Después de tomar el sol, toca hidratar en profundidad tanto a nivel corporal como facial.
  2. Utiliza productos ricos en manteca de karité, ácido hialurónico, pepita de uva

Qué hacer ante una quemadura solar

Cuando hemos estado más tiempo del debido al sol y la piel se muestra enrojecida, inflamada debemos  tener en cuenta las siguientes actuaciones:

  • Bajar la temperatura de la piel.
  • No rascar ni tirar de la piel en caso de pelado.
  • Evitar baños de agua salada o con jabones que irriten la piel.
  • Evitar exfoliar la piel.
  • Hidratar la piel con productos nutritivos y regeneradores que contengan centella asiática, vitamina E y ácido hialurónico.

Deja un comentario