26 C
Gandia
/ 17 mayo 2022
26 C
Gandia
/ 17 mayo 2022

Sonsoles Borja: «Hay que reconocer a la mujer los 365 días del año»

Sonsoles Borja: «Hay que reconocer a la mujer los 365 días del año»

Sonsoles Borja nos cuenta su historia y sus ilusiones en SOM GANDIA con motivo del Día Internacional de la Mujer

Sonsoles Borja es una gran referente, como mujer y profesional, en Gandia. Cientos de niños y niñas han pasado por su escuela de danza de Gandia para formarse en un sueño: ser bailarines. A Sonsoles esto le costó esfuerzo y algún que otro obstáculo. Pero por todo lo superado, hoy es referente para muchas. Sonsoles Borja nos cuenta su historia y sus ilusiones en SOM GANDIA con motivo del Día Internacional de la Mujer.

  • ¿En qué momento decidiste dedicarte a la danza profesionalmente?

Creo que siempre quise ser bailarina profesional. Todo empezó como un juego, pero poco a poco te va conquistando el don de la danza. Además, cuando bailes y tocas los escenarios encuentras un disfrute y una satisfacción inexplicable. Te sientes bien, muy bien cuando haces lo que te gusta, a pesar de ser una profesión que requiere muchísimo trabajo y esfuerzo.

  • ¿Cuál ha sido tu mayor reto en esta profesión?

He tenido varios retos, dependiendo del momento en el que estaba. Como estudiante de danza, como bailarina profesional o como docente de danza. 

Como estudiante mi reto fue mejorar día a día para subir mi nivel de técnica y expresividad, así podría acceder a un buen centro donde me podrían formar como profesional. Mi gran reto en ese momento era entrar en el Central School of Ballet de Londres, donde dábamos clases de 8 de la mañana a cuatro de la tarde. Entré a formar parte de un programa completo, donde teníamos clases de todo tipo: danza clásica, contemporánea, jazz, interpretación… Fue una formación completa.

Como bailarina el mayor reto fue entrar a formar parte de una compañía profesional. Entre en la Compañía de Ballet Nacional do Bailado de Portugal, en el Scapino ballet de Amsterdam y entré como aspirante a la Compañía Nacional de Danza.

Pero el mayor reto ha sido el de la enseñanza. El de poder transmitir todo lo aprendido. Para ello primero tuve que prepararme como profesora y pedagoga de danza. Elegir el método de enseñanza ruso Vaganova, realizando la formación en Budapest y así, de la mano de grandes maestros, aprendí toda la metodología clásica de la danza con el método ruso. Este método está dividido en ocho años, donde se descomponen pasos para enseñarlos de la manera más correcta y en los que debes utilizar el tiempo musical adecuado. 

Una vez formada, fue cuando me monté la escuela, y eso sí que fue un gran reto. Enfrentarte a la burocracia y al papeleo fue lo más duro. Pasas de ser una bailarina llena de romanticismo, de querer flotar en todo momento, a tener que aterrizar con los pies y afrontar cosas como las financiaciones, creación de empresa… Pero poco a poco vas aprendiendo y en estos momentos me siento muy satisfecha de todo ello.

Primera escuela de Sonsoles Borja
  • Llevas una larga trayectoria y tu academia es muy reconocida. ¿Te han puesto algún obstáculo para conseguir lo que hoy tienes?

Alguno hemos tenido, sobre todo a la hora de reconocer el centro. Desgraciadamente, aquí lo que miraban era que tuviera casi mil metros de escuela, más que mirar el currículum de las personas que iban a estar al cargo de la enseñanza de la escuela y de los alumnos.

Pero todo esto está superado. Además soy experta en salto de obstáculos [risas]. Hay muy poco apoyo y poco reconocimiento, pero si me proponga algo hago lo necesario para conseguirlo. Creo que ha Gandia le hace falta un conservatorio nacional de danza, y para eso se necesita ayuda. Como privado es muy difícil, pero no imposible. Somos capital de comarca y hay muchos jóvenes que quieren dedicarse a la danza, por lo que creo que es necesario ese empujón para crear el conservatorio.

  • ¿Cómo recuerdas tus inicios?

Mis inicios los recuerdo con mucha ilusión. Hice las cosas con más corazón que cabeza, yo me tiro al rio y después me doy cuenta de que no llevo el flotador, pero yo siempre me tiro. Yo quería enseñar en mi ciudad y así lo hice. Quería que los jóvenes de mi ciudad tuvieran la oportunidad de formarse cerca de sus casas. Yo me tuve que ir muy pequeña y desde el principio he luchado para que se vayan de Gandia, pero con un nivel muy alto para poder entrar en el mejor conservatorio. 

  • Hiciste un vídeo con el Ayuntamiento de Gandía sobre mujeres referentes. Para muchas personas eres una gran referente, ¿cómo te sientes cuándo te lo dicen?

Este vídeo fue precioso, totalmente inesperado. Que mi sobrina me nombrara como referente me ilusionó muchísimo, me sentí muy feliz. Me salieron lágrimas, pero eran lágrimas de alegría porque fue precioso. 

Cuando me dicen que soy referente para ellos o ellas me hace sentir muy satisfecha, en paz conmigo misma. De esta forma también se confirma que la línea que he estado llevando de trabajo ha estado bien hecha. Pero sobre todo contenta de haber transmitido esa ilusión a tantos niños y niñas. Verles disfrutar es un regalo para mí, objetivo conseguido.

  • ¿Qué significado tiene para ti el día de la mujer?

Creo que el día de la mujer es cualquier día del año. Hay que reconocerlas los 365 días del año, pero ya que el día 8M es el elegido, lo celebraremos, como no, bailando.

Yo a todas las mujeres les enviaría un mensaje de ánimo y las empujaría a hacer lo que desean. A las que quieren bailar les doy un gran empujón, porque te hace sentir muy bien, muchas emociones, sentir la respiración, el ritmo, el movimiento… Eso es bailar y es maravilloso.

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

LO MÁS COMENTADO