26.9 C
Gandia
17 julio 2024
InicioNoticiasEntrevistasTelmo Gadea: "Las Fallas de Gandia son una experiencia casi sensorial de...

Telmo Gadea: «Las Fallas de Gandia son una experiencia casi sensorial de 365 días»

- Publicidad -

Las Fallas son más que unas fiestas tradicionales. Arte efímero, disfrute y pasión eterna. «Una experiencia casi sensorial de 365 días», tal y como asegura Telmo Gadea.

El presidente de la Federación de Fallas de Gandia acude a la cita con SOM GANDIA «revolucionado», en el sentido acelerador del término. Quedan los días más solemnes y emocionantes. La recta final que acaba en un comienzo: «En cierto sentidos esto también es parte del encanto».

Mismos ritos y tradiciones, pero cada año las Fallas son diferentes.

Es curioso porque parece que siempre es lo mismo, pero las Falleras Mayores cambian cada año, las Cortes de Honor también. Es el famoso arte efímero de las fallas. Haciendo lo mismo, estamos haciendo cosas diferentes. La cabalgata siempre es igual, pero cada vez hacemos unas carrozas diferentes, unas comparsas diferentes, una temática diferente…  Las fallas se basan en eso, el monumento se quema y al día siguiente ya estamos haciendo otro pero con otro tema, otro lema y otra crítica. Por mucho que esto se repita año tras año, cada año es sensiblemente diferente.

Para los que estamos un poco «enfermos de fallas” es algo que forma parte de nosotros y cuando hay una despertà y no se vuelve a repetir hasta el año que viene, aunque siempre sea igual, lo que quieres es vivirla desde dentro, no desde la tele, como la mascletà. Es algo que llevamos en el ADN, como la pólvora, siempre te va a gustar.

Podríamos hablar de desestacionalización de las Fallas

En octubre de 2021 hicimos una falla en el puente del Pilar porque era el aniversario de la Federación de Fallas, de la Junta Local Fallera que cumplía 75 años. Hicimos una fiesta muy grande en el Espai Baladre, con 70 falleras mayores de la historia, 100 miembros de la junta local… Para celebrar eso quemamos una falla e hicimos una mascletà nocturna pero que tenía una pretensión de consumo interno. De golpe y de repente vimos que ese día había mucha gente. 

En octubre del 2022 lo volvió a hacer el ayuntamiento, nosotros ya no tuvimos nada que ver, pero ellos vieron que podía ser una buena actividad, y a mí sí que me hace reflexionar, porque yo no quiero ni fallas en verano ni en octubre. Lo que quiero es que si en esa época donde hay una gran concentración de visitantes podemos hacer alguna cosa que después redunde en que en Fallas vengan turistas, entonces sí. No se trata de quemar fallas en verano, pero si podemos hacer acciones para que la gente vea lo que es una cremà, una despertà y esas cosas que tanto nos identifican y que sirva como gancho para que después vengan en los cuatro días que toca venir, me parece fantástico.

El Ayuntamiento ha solicitado que las Fallas sean Fiestas de interés Turístico Nacional.

Llevamos en esto muchísimos años. Ya era un tema de justicia. No hace fata ningún estudio de mercado ni de impacto económico para saber como las Fallas impactan en la ciudad a nivel de hostelería o de ocupación y que tienen un atractivo turístico en si mismas.

¿Por qué esta ciudad y no otra? ¿Por qué la gente elige Gandia y no Torrent? Pues porque Gandia es mucho más bonito que Torrent, porque Gandia tiene todos los atractivos que ya tiene de por si, como la playa, el clima… Pero si encima esos días le sumas que está sumergida en las Fallas, que pueden acceder a muchas actividades falleras, que hay 23 fallas con monumentos de primera categoría, pues lo que haces es sumar a la excelencia de Gandia en general la particularidad de las fallas y se convierte en un destino que puede competir, si no con València, porque no puedes competir con 350 fallas y su potencial, pero con cualquier otra ciudad fallera sí.

¿Queda mucho para que en Gandia haya un Fallero Mayor?

Realmente es un tema que más tarde o más temprano tendremos que abordar. Ya tenemos algunas reuniones para tratar estos temas de diversidad.

Quiero dejar claro un tema y es que el gran problema de esto es conjugar una tradición, porque al final las fallas son algo tradicional y creo que veneran la figura de la mujer como ninguna, porque sabemos que la mujer tiene un papel en los órganos de dirección, no tenemos problemas con cambiar y que hayan presidentas, los cargos directivos de las fallas no hay ningún problema porque hace muchos años que eso está superadísimo. Pero después hay unas figuras de representación y por tradición es venerar a la mujer en ese momento y en ese instante en el que son protagonistas representando a nuestra ciudad. 

La tradición pasa por ahí, después veremos cuando llega el momento de conjugarla con la evolución natural de la vida que pueda llevarnos a otros sitios. De momento no tenemos petición de nadie que quiera ser Fallero Mayor y, por tanto, es algo que está en bypass.

No hay ninguna norma que lo impida ni que lo aliente. La norma fallera no puede tener todo previsto porque hay cosas que piensas que nunca sucederán, no pone que está prohibido que sea un hombre, pero tampoco pone que sí que pueda ser. Al final es un supuesto que nunca hemos tenido encima de la mesa y cuando llegue lo tendremos que afrontar y tendremos que ver como conjugar la tradición con la modernidad. 

La falla si quisieran hacerlo sí que podrían hacerlo, queman la falla y al día siguiente sacan un fallero mayor. Hay un rumor de que no muy tarde, si no este año el año que viene, eso ocurrirá. Eso es una situación nueva que tenemos que ver desde el respeto a la diversidad y se tiene que hacer compatible con una tradición centenaria y ver como encaja.

¿Ya no hace falta hipotecarse para ser Fallera Mayor?

No sé si al punto de llegar a hipoteca, pero hacer una inversión económica fuerte sí que es verdad que hay que hacer. Hay cosas que se han ido intentando suavizar para que el impacto económico no sea tan grande. Tengo el gusto de que mi mujer, mi hermana y mi cuñada hayan sido Falleras Mayores y sé perfectamente hace 25, 20 y 15 años como han ido cambiando las cosas. 

Hay que hacer una inversión importante para ello, pero los Moros y Cristianos también lo hacen. Si quieres ser capitán moro también inviertes, con la banda, los trajes… Y ser capitán moro en Ròtova por ejemplo es un dineral como ser Fallera Mayor.

Estas serán sus penúltimas Fallas como presidente, ¿qué balance hace de sus mandatos? 

Éstos últimos han sido los cuatro años peores de la historia. Hemos tenido que sufrir en esta segunda legislatura una pandemia, anulando las fallas a tan solo tres días de celebrarlas, no poder hacerlas al año siguiente y tener que hacerlas en septiembre de una forma atemporal en unas condiciones muy estrictas de restricciones.

El balance, dentro de la negatividad, es un balance positivo porque Gandia ha sobrevivido a este difícil tiempo. No se ha perdido ninguna falla, no hemos cerrado el Museu Faller, hemos salvado los trabajadores y hemos mantenido el edificio. 

Las fallas del año pasado fueron unas fallas de agua y lluvia durante todos los días y sin embargo este año, en vez de estar en un pesar, veo que cada día están más llenos los actos. El día de la Crida era un hervidero de gente. Hay mucha gana de fallas, muchas ganas de participar. Ninguna de las fallas me ha transmitido un problema de falta de gente y de ingresos con amenaza de cierre. Y por tanto, a pesar de ser el peor momento histórico de las fallas, el balance es que hemos sobrevivido, lo hemos superado.

El Museo Faller de Gandia es singular y único.

Sabemos que el de Gandia es único, porque los de otros municipios son contenedores de ninots indultats o trajes de fallera. Los que en aquél momento montaron esto, hace 15 años, lo interpretaron de una manera hacia esa experiencia sensorial. De lo que se trata es de interpretar la fiesta no solo desde el ninot, sino de como se vive, la música, la indumentaria, el proceso de modelase hasta una cremà o una masceltà.

Es una visita que en 40 minutos está hecha. El visitante que viene de fuera se mete dentro de una masceltà virtual y alucina. Te da una experiencia encaminada a que el turista que viene en noviembre al Museu Faller se plantee si venir en marzo un par de días y tener la experiencia in situ.

Pero necesita ser rescatado…

Hace un año se publicó en los medios de comunicación que el Ayuntamiento de Gandia iba a rescatar el Museu Faller, que es una concesión de suelo público. Al final hasta donde yo sé, por una sentencia judicial que obligaba al ayuntamiento a rescatar antes viviendas de la calle Perú, eso no se pudo hacer.

Sabemos que esas acciones siempre se realizan con el remanente de tesorería anual y hasta el mes de mayo del año siguiente, no sabemos nada. Sabíamos que eso podía ocurrir y que el Ayuntamiento estaba forzado por una sentencia judicial que no se puede saltar, y ahora queda ver si este año se puede ayudar al museo de alguna manera.

Cualquier ayuda va a ser bien recibida, conforme se vaya acabando el crédito de la construcción del museu faller desaparecerán los abales de los casales de las fallas, y eso es importantísimo. Pero después hay que entender que el Museu tiene importantes gastos de mantenimiento diario de luz, agua, trabajadores…

El Museo del Prado en sus presupuestos anuales de mantenimiento tiene un 40 % de presupuesto asegurado con participación de las diferentes administraciones y su director hablaba de que había que llegar al 50 % porque si no no se lo podían jugar al ingreso de las entradas y actividades. 

Las fallas ya pagan una cuota anual para poder sufragar los gastos del Museu, pero todo el mundo sabe que desde hace un año y pico la luz se ha incrementado por seis, el tema de proveedores y limpieza también se ha incrementado y hace falta la implicación pública para mantener el Museu.

Los artistas también han sufrido las crisis.

La gente va a asumir ese posible incremento de coste de los monumentos. Primero lo asumirá el artista, que se va a sacrificar para que haya una falla lo mejor posible. Pero esto ya lo adelanté al inicio de ejercicio, no son solo las fallas, los caterings y muchas cosas más se han disparado.  

Me gustaría pensar que las fallas, el año que viene si esto continua así, se apretarán un poquito más para que la calidad de las fallas vaya en consonancia. Este año la sección especial da gusto de ver porque han hecho un esfuerzo importante por vencer a todo, a la subida de material, al covid… Y eso da gusto de ver.

- Publicidad -

Escribe tu comentario

- Publicidad -

Processó i castell de focs posen punt i final a les festes del Grau de Gandia 2024

El Grau de Gandia va concloure ahir dimarts 16 de juliol, les seues festes veïnals amb una jornada plena d'activitats dedicades a la Verge...

Gandia organitza el primer ‘Concurs de Pesca Especial Dones’

El dissabte 20 de juliol del 2024, l'escullera Nord de la platja de Gandia serà l'escenari del primer ‘Concurs de Pesca Especial Dones’...

31 Voluntariado Ecológico de Gandia: fechas e inscripciones

La 31ª edición del Voluntariado Ecológico de Gandia se desarrollará entre julio y agosto. Las actividades del programa incluyen la prevención de incendios forestales...
- Publicidad -

Lucía Castelló: «Espero que el público descubra la magia de la música de Rodrigo y Falla»

La soprano Lucía Castelló se prepara para ofrecer un concierto homenaje a Joaquín Rodrigo en la Insigne Colegiata de Gandia, un evento que promete...

Devoción y emoción: La histórica Coronación de la Virgen de la Esperanza en Gandia

Devoción, paz, serenidad, alegría, amor... Estos son algunos de los sentimientos que transmite la Virgen de la Esperanza de la Hermandad del Santo Sepulcro...
-Publicidad -