La Semana Santa de Gandia será declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Así será porque de facto ya lo es. Un Santo Entierro que agota sus sillas en horas, y unos pasos y una imaginería envidia sana de todas las poblaciones de la provincia. Sin excepción. Y excepcionalmente dulce. Aquí no solo se reciben caramelos en la cabalgata de Reyes Magos; no se olvide, acto también religioso.

La presidenta de la Junta Mayor de Hermandades, María José Martí, y Paula Beltrán, Madrina de 2019, hacen un hueco en sus agendas para, a las puertas de sus días más intensos, atender a SOM GANDIA y compartir su pasión, en esta caso con minúscula y mayúscula.

“Toda la vida he sido cofrade de la Hermandad de la Santísima Cruz; ser cofrade es una sensación muy interior”, afirma Paula Beltrán, a la vez que muestra la alegría de compartir su cofradía con familia y amigos. Intimismo no reñido con la alegría y el júbilo: “En la Semana Santa también hay momentos de alegría, como el Domingo de Resurrección, donde vivimos una explosión de júbilo con la tirada al aire de los caramelos”.

María José Martí (izquierda), Paula Beltrán (centro) y Diana Morant, alcaldesa de Gandia (derecha)

María José Martí, cofrade del Ecce Homo, también junto a su familia, destaca el carácter pasional de la Semana Santa: “Como cristianos vivimos la Semana Santa con mucha intensidad, porque son momentos para recordar la Pasión y la Muerte hasta que llegamos a la Resurrección”.

Desde hace más de un cuarto de siglo Gandia no cuenta con una nueva hermandad. Algo que no ha frenado la evolución de la Semana Santa. “Desde que mi madre era camarera de la Santísima Cruz, que lo fue 35 años, la Semana Santa ha cambiado mucho”, asegura Beltrán, que destaca la integración de las madrinas en la sociedad gandiense. La Semana Santa de Gandia ya no dura 10 días, sino todo el año: “Las juntas directivas de los últimos años se han encargado de hacer visible la Semana Santa, porque también es una fiesta, aunque sea religiosa”, subraya.

Martí pone en valor la participación de la gente -procesionarán casi 4.000 cofrades- así como su seriedad: “Aunque hace más de 25 años que no hay nuevas hermandades, algunas han incorporado imaginería nueva”. La presidenta de la Junta Mayor de Hermandades, que cumplirá su segundo y último mandato tras la Semana Santa de 2020, destaca también la preocupación de éstas por la perfecta conservación de sus imágenes.

Paula tiene un sueño compartido con hermandades, cofrades, así como el resto de la sociedad religiosa, civil y política: que este año, su año de madrina, la Semana Santa de Gandia sea declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Un sueño que se hará realidad. Solo hace falta observar un paso desde los ojos de un niño.  

Deja un comentario