Foto: © SOM GANDIA

El gobierno municipal de Gandia tomará una serie de medidas destinadas a consolidar el proyecto de ‘La Morada’ en el centro histórico de la ciudad a partir de este viernes, 18 de diciembre. Su objetivo, continuar avanzando en un modelo de ciudad más amable, segura y sostenible; para lo que ha contando con el apoyo de la mayoría de comerciantes y hosteleros.

Hace meses tanto en el paseo Germanías a la altura del Teatre Serrano, la calle Duquesa María Enríquez, como en la calle San Francisco de Borja, se instalaron señales donde se indicaba que se accedía a un espacio eminentemente peatonal y que el acceso con vehículos se limitaba a vecinos y entrada a los parkings municipales.

A partir del día 18, imperará una prohibición de circulación salvo vehículos autorizados, residentes y aquellas personas que acudan a los parkings municipales del Centro Histórico y el Prado, donde los clientes dispondrán de una hora de estacionamiento gratuito.

proyecto la morada gandia

El concejal de Movilidad, Nacho Arnau, ha explicado que las medidas que se van a aplicar están dirigidas a reducir el tráfico de vehículos en la zona del centro de la ciudad para que la ciudadanía pueda disfrutar de un espacio libre de humos, aumentar la seguridad y disfrutar de más espacios peatonales para respetar las distancias: «Con esta implantación cumplimos con una de las obligaciones que nos impondrán en breve desde Europa».

Respecto a los cambios en el tránsito, el jefe de la Policía Local, Marc Cuesta, ha explicado que se han rediseñado los flujos de tráfico para solucionar dos puntos donde se podrían producir atascos y que se instalará la señalización definitiva desde ese mismo día. De esta manera, los dos cambios más importantes se producen en el enlace de la calle Vallier con el paseo Germanías y Rausell con San Francisco de Borja: «Con estos cambios, creemos que la circulación será más fluida y nos ayudará a mejorar el acceso a los parkings».

Foto: © SOM GANDIA

“Son medidas que van a favor de cada uno de nosotros y ahora tendremos que adaptarnos, pero tenemos mucho ganado porque esta medida se toma con consenso después de muchas reuniones con las partes implicadas”, ha destacado el vicealcalde, concejal de Urbanismo y presidente de la Junta de Distrito del Centro Histórico Josep Alandete: «Estoy convencido que dentro de seis meses no nos acordaremos de cómo se vivía en esta zona con la circulación de los vehículos».

Pedro Izquierdo, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico ha valorado positivamente la medida: «Desde la implantación de la primera fase, hemos mantenido conversaciones con la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, los regidores Nacho Arnau, Ferran Martínez y todas aquellas personas implicadas en el proyecto. Entendemos que es algo que está sucediendo en todas las grandes ciudades y que aquí se está implantando con consenso. Entendemos que con estas medidas se beneficia el comercio, la hostelería y la ciudadanía en general”.

Para Pere Montalbán, presidente de la Asociación de Hostelería del Centro Histórico de Gandia «con esta actuación avanzamos para tener una ciudad más amable y más europea que se adapta a los nuevos tiempos para facilitar a todos que podamos realizar nuestras compras y pasear con las máximas condiciones de seguridad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre