36 C
Gandia
/ 23 julio 2021

Lydia Morant: “No me pongo límites, igual con 50 años sigo compitiendo”

Lydia Morant: “No me pongo límites, igual con 50 años sigo compitiendo”

Lydia Morant empezó a nadar con dos años y a competir con ocho. Diez años más tarde, a los dieciocho, participó en sus primeros Juegos Olímpicos, en Pekín y, a los veintidós, en los de Londres. Dos años después, se retiraba por unas lesiones y empezaba a ejercer como concejala de Deportes en el Ayuntamiento de Gandia. A la vez, estudió Fisioterapia y un Máster en Gestión Deportiva. También volvió a competir.

El fin de semana del 10 de abril, te proclamabas doble campeona de España y superabas el récord nacional en la liga Master… ¿Cómo lo viviste?

Pues muy bien, estoy muy contenta y satisfecha no solo por haber ganado, yo tengo una trayectoria a nivel absoluto importante que no todo el mundo la tiene en Master, sino también por los tiempos, las marcas, que hice. Para lo que estoy entrenando, he tenido un buen rendimiento.

Actualmente, ¿cómo estás viviendo la natación?

Lo compatibilizo con otras facetas de mi vida. Ahora mismo, trabajo en el Ayuntamiento de Gandia como concejala y, entonces, tengo poquito tiempo para dedicarle al deporte. Pero sí intento tener mi espacio diario para eso. Así, entreno más o menos cada día a las siete de la mañana una hora u hora y media, dependiendo del día, con un grupo de nadadores masters. Intento hacerlo a primera hora porque, a nivel laboral, no me van a requerir y me resulta muy fácil compatibilizarlo. Tengo que hacer el esfuerzo de madrugar y despertarme temprano para llevarlo adelante, pero como al final me gusta, lo llevo muy bien.

La vuelta a las piscinas

En 2015, parecía que dabas por terminada la natación tras unas lesiones. ¿Cómo fue volver en 2018 con CN Delfín de València y continuar compitiendo a partir de ahí?

La verdad es que tuve unos años alejada de las piscinas y del deporte diario, hacía otro tipo de ejercicio, salía con la bici, me apunté al gimnasio… Intentaba mantenerme activa, pero sí que estuve un par de temporadas dejándolo a un lado, necesitaba desconectar también. Y, luego, poco a poco comencé a nadar más de seguido.

Empecé con el Defín, porque estudiaba un máster de Gestión Deportiva en València a la vez que trabajaba en Gandia en esa temporada y el equipo tenía un grupo que entrenaba a las seis y pico de la mañana. Como tengo un piso en València, dormía allí, me despertaba, entrenaba y me venía a Gandia a trabajar. Por la tarde, estudiaba el máster. Empecé así, porque me resultaba compatible con este trabajo que también requiere mucho tiempo y con el que, además, es difícil tener una rutina. Igual tengo algo por la mañana, que tengo compromisos por la tarde. Tenemos también mucha agenda social que nos corta nuestras rutinas. Y, de esta forma, lo podía llevar todo a delante.

Empecé así y le cogí el gusto. Era también un equipo muy competitivo y empecé con poquito tiempo, en comparación con lo que entrenaba antes, a rendir bien y a hacer buenas marcas. Eso me motivó y el club me pidió si podía ayudarles, sobre todo, en las competiciones de equipos para conseguir puntos. Y, así, me animé y empecé esta segunda fase de mi vida, ya más adulta, en el deporte.

De hecho, el club pasó de segunda a primera división en la Copa de España de Clubes de diciembre de 2018, en tu primera competición tras 4 años de parón…

Sí, por equipos. No lo conseguí yo sola, obviamente, pero sí pude sumar al equipo. Luego, en la copa autonómica, en la División de Honor, que es la más alta -hay tres divisiones: la de honor, la primera y la segunda-, el Delfín también consiguió ganar la copa ese año y también participé con ellos.

Los Juegos Olímpicos, su mayor premio

“Lydia Morant pertenece a la mejor generación de nadadoras españolas, un grupo liderado por la polivalente Mireia Belmonte”, afirmaba Juan Pérez Ortiz en 2013 en el medio ‘Natacción’. ¿Qué opinas al respecto?

Es un alago, no recuerdo haberlo leído, pero la verdad es que a mí me alaga y me gusta. No sé si yo diría tanto, pero sí es verdad que fue una época muy buena. Compartí equipo con Mireia y entrenaba con ella. Éramos un grupo de mujeres y también de hombres que rendíamos mucho, pero, sobre todo, teníamos mucha disciplina. Había una dinámica de entrenamiento muy buena y eso siempre favorece que te exijas más. Porque si ves que tus compañeros están dando el 100 % el día que tú tienes más flojo, dices: “No voy a ser menos, no voy a generar yo la mala dinámica, no voy a ser yo quien se queje o no voy a ser yo quien tire la toalla”. Eso ayuda a rendir mejor.

  • Entrevista a Lydia Morant
  • Entrevista a Lydia Morant
  • Entrevista a Lydia Morant
  • Entrevista a Lydia Morant

“Sólo el ir y poder representar a mi país ya es un premio”, admitiste un mes antes de ir a los Juegos Olímpicos de Pekín. ¿Siguen siendo Pekín y Londres tus mayores premios?

Sí, porque son dos experiencias que yo de pequeña soñaba muy de lejos y, realmente, no pensaba que pudiese alcanzar. Creo que para cualquier deportista, sobre todo de los deportes con menos repercusión, ir a unos Juegos Olímpicos es nuestra mayor aspiración. Y el haberlo logrado y por dos veces me llena de orgullo. Fueron experiencias que se te quedan marcadas, te ayudan a aprender mucho y, a nivel personal, compartes con compañeros que luego mantienes en el recuerdo. Yo creo que son las experiencias que más destacaría de mi carrera deportiva.

El club donde creció

Con el club Natació i Esports Gandia empezaste y, ahora, has vuelto a él, ¿Se siente cómo volver a casa?

Sí, yo al club de Gandia siempre lo he tenido en alta estima y, cuando he podido ir con él por el país representándolo, también me ha gustado. Es verdad que pasé a otra etapa en la que competí con otros clubes más grandes, con más recursos y que me permitían competir por equipos y tener relevos más competitivos. Porque las chicas de mi edad de Gandia se habían ido retirando, prácticamente iba sola. Esa etapa del club la viví con un poco de pesar. Pero me fui de buenas maneras y con un buen trato a los que me habían ayudado a crecer y con los que me formé. Tuve que dar ese paso, era bastante natural cambiar de equipo e intentar crecer.

Y, ahora, el tener la oportunidad de volver con ellos me gusta. Me gusta, en esta otra etapa, sumar al equipo y poder participar con ellos, que lo haré también como absoluta. Ahora, estoy más centrada en Master, pero como absoluta también voy a competir con el club. Para la Copa Autonómica de Clubes, nadaré y empezaré a ayudar a que el resultado por equipos sea mejor.

¿Cómo está siendo la compaginación entre la natación y la política?

A mí me resulta fácil, porque toda la vida he tenido que tener una buena capacidad de organización y de optimización del tiempo. En esta etapa de mi vida, priorizo más el trabajo, la política. Entonces, si tengo que sacrificar en algún momento un entrenamiento, no me supone ningún problema. Pero, el buscar compaginar horarios es lo que, para mí, lo hace posible. Y lo llevo bien, porque también me ayuda y afronto mejor el resto del día. Mientras nado, es esa hora de estar conmigo misma, en paz, centrada solo en el deporte, con la cabeza despejada…y me ayuda a desconectar y a estar más tranquila. Aprovecho la ocasión para fomentarlo y animar a todo el mundo a que haga el deporte que le guste.

entrevista a Lydia Morant
Lydia Morant durante la entrevista | Foto: Àlex Oltra

En 2015, entraste como la edil más joven en Gandia como concejala de Deportes, ¿cómo ha evolucionado tu relación con la política desde entonces?

Yo diría que positivamente. En 2015, con 24 años, me sentía muy joven y tenía miedo de estar o no capacitada para hacerlo todo bien. Los primeros meses fueron complicados, de tomar contacto… Tuve muy buena suerte de tener un buen equipo técnico en el centro de deportes, muy competente y que me hicieron muy fácil esa tarea. Con cualquiera cuestión que pudiera tener dudas, me asesoraron y ayudaron bien, sobre todo, los dos o tres primeros meses. Me hicieron un máster súper avanzado e intenso. Luego, ya fui cogiendo la dinámica de trabajo. Estoy satisfecha con eso, por lo menos en esa evolución. Ahora ya estoy en mi entorno, controlo todo bastante bien y me puedo ir implicando más, empezando más proyectos y que pueda salir bien.

El deporte de su ciudad

Cuando empezaste en la política, tus objetivos eran asegurar que los niños pudiesen desarrollarse como deportistas y modernizar las instalaciones deportivas de Gandia. ¿Cómo has trabajado en ello?

En la primera legislatura, nos concentramos más en el tema del fomento del deporte base, en poner unos buenos cimientos; que los clubes tuviesen igualdad de oportunidades; en hacer una buena gestión de uso de los espacios deportivos de manera equitativa y que permitiese a todos los clubes tener su lugar. Yo creo que eso lo hemos conseguido. Luego, aparte, con el tema de las ayudas o las subvenciones que damos a los equipos y clubes de Gandia, sobre todo, fomentan el deporte base.

Ahora, en esta segunda legislatura, hemos podido abordar más el tema de las infraestructuras, porque realmente hacía falta. De hecho, el año pasado, pudimos invertir más de un millón de euros en la mejora de espacios e infraestructuras deportivas y hacer muchas tareas de mantenimiento. Por ejemplo, cambiar el césped de Roís de Corella y actualizar las instalaciones del Pabellón del Raval. Hemos hecho muchísimas cosas y, bueno, es seguir en esa rueda. Este año, tenemos también 700.000 € para invertir en infraestructuras deportivas, sobre todo, en actualizar las que ya tenemos. Está previsto actuar en la pista polideportiva de Beniopa, también en la piscina del polideportivo de Gandia. Ahora que hemos cogido el Centro Deportivo del Grau, vamos a acometer inversiones allí que hacen falta. Estamos en ello. No tenemos que cesar, porque son instalaciones antiguas que necesitan actualizarse e inversión año tras año para conseguir el objetivo.

Entrevista a Lydia Morant
Lydia Morant en un acto como concejala de Deportes de Gandia.

¿Te sientes satisfecha con ello?

A ver, satisfecha…creo que hay un compromiso claro y evidente. Pero estar satisfecha al 100 % es difícil, porque todavía queda mucho por hacer. Entonces, tampoco estamos satisfechos, pero sí que apostamos y vamos a seguir trabajando por continuar mejorando. Hay un compromiso evidente por seguir abordando todos los retos que nos quedan.

La fisioterapia, su otra vocación

“Estudio fisioterapia y mi plan es dedicarme a eso”, respondiste en 2015 en ‘Superdeporte’. De hecho, ya te has graduado en ello y tienes un Máster de Gestión Deportiva. ¿Has aparcado la fisioterapia?

Era mi plan, pero la política apareció en mi vida y me ha resultado una vertiente profesional que me gusta. Me encanta también trabajar por mi ciudad, por el deporte de mi ciudad. Sí que he dejado de lado esa otra vía, pero no renuncio a ella en absoluto porque esto es algo temporal, que se debe renovar cada cuatro años. Mientras tengamos la confianza de la gente y el equipo de trabajo cuente conmigo, yo voy a seguir trabajando por mi ciudad. Pero nunca se sabe cuando esto se va a acabar y la fisioterapia es algo que a mí me encanta. Como deportista, siempre me ha resultado el papel del fisioterapeuta muy importante. A mí, me han ayudado muchos fisios a lo largo de mi carrera deportiva. Lo hice por vocación. Entonces, el tener que dedicarme a ello, de aquí unos años, me va a resultar algo bonito.

Entonces, ¿no se imagina dentro de la política a largo plazo?

Yo de momento estoy contenta y me gusta trabajar por mi ciudad. Si tengo la confianza de la ciudadanía, sí que seguiría trabajando aquí. Porque la verdad es que me llena y me gusta. Es sacrificado también, son muchas horas, siempre hay cosas que solucionar y nuevos proyectos que emprender. También hay cosas no tan positivas, pero pesa más lo bueno. Así que, mientras tenga la oportunidad, sí que seguiré trabajando por mi ciudad.

¿Y en la natación? ¿Hasta cuándo se ve compitiendo?

Lo mismo. Creo que es bueno que el deporte esté presente en todas las etapas vitales. Yo creo que hacer deporte lo haré toda la vida, nadar es encima uno de los deportes que más me gustan. De hecho, ahora nado y hago también algo de ciclismo de carretera y de montaña. Entonces, tampoco me planteo hasta cuándo. Pero mantenerlo a lo largo de mi vida será algo bueno y mientras me motive, me resulte de interés y tenga tiempo para compaginarlo, lo haré. En la competición de la liga Master, no es que me requiera rendir al 100 %, pero es una manera de mantener la motivación. Desde luego, solo voy a competir mientras le pueda dedicar el tiempo suficiente para hacer un papel bueno. Pero no me pongo límites, igual con 50 años sigo compitiendo.

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

ARTÍCULOS RELACIONADOS