Agentes de la Policía Nacional han detenido en la madrugada del lunes en Gandía a un hombre de 39 años, como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, tras amenazar y golpear a su pareja.

Los hechos ocurrieron sobre las tres de la madrugada cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigieran a un edificio de Gandía, donde al parecer se escuchaban gritos y voces sin poder especificar de donde provenía

Inmediatamente, los policías se dirigieron al lugar donde tras una batida escucharon a una mujer llorando que pedía auxilio mientras trataba de abrir la puerta del domicilio sin éxito, ya que al parecer no encontraba las llaves. Una vez que la mujer pudo abrir la puerta, los agentes observaron que tenía las manos ensangrentadas, una herida en la cabeza, escoriaciones en el cuello y se encontraba en un estado de gran nerviosismo.

Los policías averiguaron que la mujer junto con su hermana, su pareja y algunos amigos habían estado tomando algo y alrededor de las dos de la madrugada habría regresado a casa en compañía de su pareja, y su hermana que vivía cerca. Durante el trayecto comenzó una discusión con su pareja  que se agravó al llegar al domicilio.

Al parecer, en un momento de la discusión, la mujer le pidió a su pareja que abandonara la vivienda, poniéndose éste muy agresivo, cogiéndola del pelo, tirándola al suelo y poniéndose encima de ella mientras la agarraba por el cuello, iniciando un forcejeo en el que le arrancó una uña postiza produciéndole una herida sangrante, mientras le amenazaba con arrojarla por la ventana y fue en ese momento en que los agentes llamaron a la puerta y el sospechoso le tapó la boca para que no pudiera pedir auxilio.

juzgados gandia

Así mismo averiguaron que el sospechoso se encontraba todavía dentro de la vivienda por lo que entraron y lo localizaron sentando en una de las habitaciones junto a dos maletas. Los agentes, tras realizar una serie de gestiones, lo detuvieron como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

Tras realizarle un cacheo al ahora detenido y revisar sus pertenencias los agentes se incautaron de una defensa extensible y cerca de 40.000 euros en billetes fraccionados, escondidos en botes de suplementos alimenticios dentro de las maletas, desconociendo su procedencia por lo que se continúa con las investigaciones.

El detenido, sin antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial que ha decretado una orden de alejamiento y no comunicación con la víctima.

Deja un comentario