Los operarios de la empresa adjudicataria de la gestión del Servicio de Estacionamiento Regulado de Gandia ya han pintado las zonas de la actual zona azul (Paseo de Germanías, las avenidas, República Argentina, Alacant, Marqués de Campo y la calle Jesuitas). Esta semana comienza la adecuación de las nuevas zonas y la instalación de los nuevos parquímetros, que estarán en pruebas los días 16, 17 y 19 de febrero, para que las personas se familiaricen con ellos. Se distribuirán folletos informativos en las calles donde se implantará para explicar las tarifas y horarios del sistema.

A partir del día 20 de febrero se podrán sacar tickets, pero los parquímetros no comenzarán a funcionar realmente hasta el día 1 de marzo que es cuando habrá control sobre el aparcamiento.

De las 266 plazas de zona azul que existían hasta ahora se pasarán a 617. Las nuevas estarán repartidas en los aledaños del Centro Médico de Corea, el Instituto de la Seguridad Social, la Escuela Oficial de Idiomas y el Centro de Atención a Personas Mayores.

BONOS PARA RESIDENTES

“Somos conscientes que a nadie le gusta tener zonas acotadas de aparcamiento cerca de casa pero nos vemos obligados a resolver este contrato. Por eso, lo que hemos hecho es valorar alternativas para permitir la posibilidad de que los residentes de esas zonas donde se implantará la zona azul, puedan optar a algún tipo de bonificación o una cuota de pago más económica de la tarifa, es decir pagar menos dependiendo de los ingresos de la unidad familiar y así disponer de un bono de residentes a bajo coste. Es una posibilidad que estamos estudiando y que iremos informando mientras se pintan y se preparan todas zonas durante las reuniones que mantendremos con vecinos y comerciantes en los próximos días”, aseguró la regidora delegada de Tránsito y Movilidad, Àngels Pérez.

NO HABRÁ ZONA AZUL EN LA PLAYA

Pérez recordó que durante la pasada legislatura, el contrato se adjudicó a una empresa pero una de las mercantiles que participó en el proceso, presentó un recurso. Finalmente, un Tribunal estimó parcialmente el recurso y obligó al Ayuntamiento a retroceder al momento anterior a la redacción de los pliegos, es decir, al momento de hacer la memoria económica.

Por ello, en el pliego de este contrato están contempladas el mismo número de plazas en la ciudad que el que presentó el anterior gobierno, con la diferencia que no se contemplan unas 1.000 plazas en la playa ni el pago en las campas municipales como pretendía el PP.

1 COMENTARIO

Deja un comentario