Los motivos para que te diagnostiquen esta enfermedad mental son tres, y no es posible hacerlo con la abstinencia.

 

Las causas que explican cuando una persona es adicta a los videojuegos son variadas, y la que se ha encargado de darlas ha sido la OMS. Esta noticia ya ha comenzado a generar polémica con las empresas de videojuegos que creen que la decisión de la organización es desacertada.

 

En los próximos meses saldrá a la luz el borrador de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido incluir el “transitorio por videojuegos” como una enfermedad mental grave.

 

La OMS ya ha sacado una definición para describir esta nueva adición. Dice que es un patrón de comportamiento “suficientemente severo” como para que acabe por invalidar a la persona en su ámbito social, familiar, educacional u ocupacional. Esta explicación no está cerrada todavía y podría sufrir variaciones, en ella se apunta que  para que aparezca se tienen que dar tres condiciones: la falta de control sobre el juego, la prioridad del juego sobre las necesidades vitales y la continuación de la conducta.

 

La falta de control sobre el juego se empieza a ver cuando la persona no puede control su conducta con respecto al videojuego o cuando no puede ponerse limites al tiempo que pasa jugando. En la persona se puede observar que le cambia el carácter y es mucho más irritable o tiene cambios de humor. Quitar los videojuegos a una persona para saber si sufre este transitorio no es algo que funcione para diagnosticarlo.

 

Otra de las cosas que se pueden observar en las personas que sufren este trastorno es que los videojuegos están por encima de todo lo demás, incluso de las necesidades vitales. La OMS advierte que sufren un cambio emocional y cognitivo. Algunas de las cosas que dejan de hacer son ir al colegio o al trabajo, dejar de asearse y incluso dejar de comer y dormir. Una aclaración que hace la organización es que, porque una persona se pase un finde semana jugando no tiene que tener el trastorno, sino que tienen que ser al menos 12 meses.

 

El último de los síntomas es el de continuar con esa conducta aunque empiece a sufrir consecuencias. Se ha visto como hay personas que aunque empiezan a sufrir dolores de espalda, de cabeza o incluso depresión, no podían dejar de jugar.

 

Hay que diferencia entre las personas que hacen un uso abusivo de los videojuegos de las que tienen una dependencia a ellos. En el caso de que estos sean provoquen drogodependencia en los que hacen uso de ellos hay que tener en cuenta que no se explica de forma biológica sino que es algo psicológico.

 

La empresa de videojuegos Entertainment software Association ha criticado el tema y ha dicho que le parece que la OMS no está actuando según los datos, porque esta organización sabe que la adicción a los videojuegos no existe. Les parece incorrecto empezar a etiquetar a los jugadores como adictos, algo que desvirtúa otras enfermedades mentales.

Deja un comentario