Ya se han iniciado las tareas para eliminar o solucionar la situación de todos aquellos elementos que pueden causar daños personales o a las estructuras como árboles, farolas, caminos o muros, después del incendio forestal.

Una actuación que irá a cargo de la empresa pública Tragsa, que ya está evaluando las zonas donde actuar directamente. Concretamente, técnicos de la Sección de Emergencia de la Conselleria, acompañados de técnicos municipales están señalizando aquellos árboles en mal estado y que representan un peligro para las personas. En el supuesto de que se localicen dentro de parcelas privadas, el Ayuntamiento se pondrá en contacto con los propietarios para que autorizan el acceso a los trabajadores de Tragsa durante los próximos días. Los propietarios también pueden ponerse en contacto con el Ayuntamiento para sollicitar la intervención.

Hay que recordar, que la coordinación de las medidas a tomar por parte del Gobierno de España, el Consell y la Diputació se realizará desde el consistorio, puesto que es la administración más cercana a la ciudadanía y la que más información posee de la situación actual. La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, presidió el pasado viernes una reunión de coordinación donde participaron Francisco Molina Agulló, director territorial de la Presidencia en Valencia, técnicos de la empresa pública Tragsa encomendados por la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalitat Valenciana y miembros del gobierno municipal.

El motivo de la reunión fue coordinar el dispositivo de postemergencia que implica varias vías de actuación para preservar el entorno y posibilitar el acceso a las propiedades privadas donde hay afecciones.

Una vez extinguido el incendio el pasado domingo y superados los días que han permitido certificar la extinción y dar seguridad al vecindario, ahora empieza la fase de postemergencia en la que actualmente nos encontramos.

La primera de las actuaciones será la declaración de zona de Emergencia por parte del Consejo de Ministros que permite la actuación en propiedades públicas y privadas, además de ayudas a los afectados por las llamas.

Por otro lado, la Diputació de València tiene que establecer líneas de colaboración para gestionar la postemergencia o llevar a cabo las mejoras necesarias en la carretera provincial afectada.

La Generalitat, tal y como afirmó el presidente Ximo Puig, se encargará de dar soluciones habitacionales para todas aquellas personas que hayan perdido su primera residencia. A partir de hoy lunes se empezará a redactar un decreto que alcanzará a los siete municipios afectados por el incendio.

Paralelamente, la segunda actuación está relacionada con la habitabilidad y realizará actuaciones para que las personas puedan devolver a sus viviendas con las máximas condiciones de seguridad. Para ello, se han puesto en marcha desde hoy cuatro grupos de trabajo relacionados con vivienda, medio ambiente, servicios básicos y limpieza y desescombro.

Imagen: Àlex Oltra.

Deja un comentario