Inicio el presente artículo de opinión, felicitando en nombre del Grupo Municipal Popular al diario digital Som Gandia, por su aparición en el amplio espectro de medios de comunicación locales de nuestra ciudad.

Y que mejor manera de iniciar ejercicio, que realizar un compendio de lo que ha sido 2017. Hace escasos días, iniciábamos el año con la sensación de que quedan muchas cosas por hacer. 2017 ha supuesto doce meses de inacción por parte del gobierno de Diana Morant.

Son ya, dos años y medio sin rumbo definido, sin una idea clara de hacia dónde dirigir la ciudad, en definitiva un gobierno sin pulso y sin alma. Todo por resolver.

Para los populares, ha sido un año de promesas incumplidas. Y es que, si nos adentramos en plano económico y según el propio gobierno local, los gandienses deberían estar pagando en este 2018 menos impuestos, pero la realidad es que la rebaja prometida no ha llegado y seguirá en vigor la brutal subida de impuestos de un 25%. Tampoco es de recibo que la ciudad siga sin un horizonte financiero claro que dé seguridad a nuestros proveedores, pues seguimos sin Presupuestos de 2018. Y siguen sin reducir deuda municipal, ya vendrá otro gobierno en 2019 que pague la deuda socialista, y es por eso por lo que no les importa pagar a 280 días vista a nuestros proveedores.

Y si Diana Morant descuida su ciudad, no menos descuidado es el gobierno del President Ximo Puig. La Generalitat Valenciana sigue marginando a Gandia. Debemos recordar que su inversión se reduce a tan solo 13 € por habitante, frente a los 103 € de media en toda la Comunitat Valenciana. Todo ello, mientras el Gobierno de España (del Partido Popular) ha realizado una importante inversión de unos 500 millones de euros en nuestra comarca.

La necesaria financiación para el Tren Gandia-Oliva-Denia ya es una realidad. Como también lo es que se esté acometiendo el Acceso Sur al Puerto de Gandia a un ritmo considerable.

No podemos obviar los proyectos de ciudad. Seguimos sin Hospital de Crónicos o Centro de Salud de Roís de Corella, el Auditorio de la Plaza Baladre, la Plaza Tirant y sus oficinas, el Trinquet, la Escuela de Música y Centro Cívico de Beniopa, los itinerarios peatonales entre Gandia y el Hospital o el Casal Jove del Grau.

Y al margen de necesarios proyectos e infraestructuras se echa en falta una definitiva política turística, más allá de la reiteración de actividades socioculturales circunscritas a los meses de verano. Lo mismo sucede con la política comercial que languidece, mientras proliferan los carteles de “se vende” o “se alquila”. Una imagen de una ciudad sucia, triste y abandonada.

Desde el Partido Popular vamos a seguir hilando un discurso propositivo que ahonde en las soluciones. Gandia necesita un gobierno del Partido Popular. Gandia necesita una primera autoridad, capaz de gobernar para todos, sin sectarismos y con ambición de futuro.

 

Víctor Soler Beneyto

Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Gandia

Imagen: Àlex Oltra

Deja un comentario