Imagen: Àlex Oltra.

El Vice-Alcalde y concejal de Urbanismo, Josep Alandete, y la edil de Vivienda y Regeneración Urbana, Amparo Victoria, iniciaron el pasado jueves la primera de las reuniones del grupo de trabajo que se encargará de analizar las diferentes líneas estratégicas para renovar el parque inmobiliario de la Playa de Gandia y al mismo tiempo regular el significativo incremento de las viviendas turísticas del último año.

La comisión de estudio, formada por representantes de la Conselleria de Turismo de la Generalitat, el Instituto Valenciano de la Edificación, el Colegio de Administradores de Fincas, la Universitat Politècnica de València y técnicos de los Departamentos de Urbanismo y Turismo del Ajuntament de Gandia, es la encargada de analizar las primeras medidas que tendrán por objeto, entre otros asuntos, la rehabilitación urbana de la playa Nord de Gandia.

Así, en primer lugar se ha presentado en materia de información de viviendas turísticas el primer GIS (un sistema de información geográfica), que relaciona los datos catastrales, el número de viviendas de la ciudad y el Registro de Viviendas Turísticas a través de los certificados de compatibilidad que emite el Departamento de Urbanismo. La cifra lanza más de 1.000 viviendas dadas de alta desde que entró en vigor la Ley de Hospitalidad Valenciana, ahora hace un año, cifras que podrían ser muy superiores según los datos de la propia Consellería de Turismo.

“Sin perjuicio de la importante cifra de viviendas turísticas, preocupa especialmente al Ajuntament las condiciones de calidad y habitabilidad de su oferta de alojamiento. En este sentido, aunque constan en el Departamento de Urbanismo rehabilitaciones importantes de excelentes calidades y diseño realizadas recientemente, nos preocupan especialmente las situaciones de infraviviendas y el resto de unidades constructivas que se están ofreciendo en la playa y que no reúnen ningún requisito de habitabilidad. No hay duda que la Playa de Gandia, igual que la mayoría de playas del Mediterráneo, responden al modelo de ciudades turísticas maduras, en las cuales se constata un parque inmobiliario envejecido y necesario de reformas y rehabilitación”, ha asegurado Alandete.

Por eso, el Departamento de Urbanismo exigirá el cumplimiento riguroso de la Ley, solicitando a la totalidad de los edificios con una antigüedad de más de 50 años la suscripción del Informe de Evaluación de los Edificios. Este documento, que podría equivaler a la ITV en vehículos, no únicamente se detendrá en los desperfectos y patologías que pueda presentar el inmueble, en sí mismo, sino también en sus aspectos más importantes en materia de accesibilidad, eficiencia energética y confort climático. El objetivo no es otro que el de aumentar la calidad de la oferta turística de nuestro parque inmobiliario y en consecuencia la competitividad y excelencia de Gandia como destino turístico.

En razón al esfuerzo económico que este tipo de inversiones podrían suponer, se analiza desde el Departamento de Urbanismo la incorporación progresiva y gradual de todos los certificados. Por razón de prioridades se plantea durante el próximo 2020 el inicio de las inspecciones sobre el informe de evaluación de los edificios, el resto de medidas tendrían que ser realizadas de manera cronológica y durante un plazo de cinco años.

Deja un comentario