Un atracador se escapó ayer 4 de mayo sobre las 17h de los calabozos de la Policía Local de Gandia. El detenido, alias ‘El Champi‘, se encontraba de paso en el retén ya que horas antes un juez había decretado su ingreso en prisión acusado de un delito de robo con violencia e intimidación.

Según informa el diario Las Provincias, el ladrón, supuestamente habría roto una ventana de la celda, arrancado la reja de seguridad y habría huido. Un fuerte dispositivo policial buscaba al preso por los alrededores de las instalaciones municipales y por el distrito de Santa Ana, donde podría haberse escondido.

El joven, Francisco G. M. alias “El Champi”, de 23 años de edad, y vecino de Gandia que tenía todo preparado para la fuga, esperó a la llegada del furgón de conducción de presos de la Guardia Civil que tenía que llevarlo a la prisión de Picassent y, justo en ese intervalo de tiempo, aprovechó para fugarse.

Una cámara de seguridad de la Central de la Policía grabó cómo su fuga. Primero dio una patada a la reja y la lanzó al suelo, la cual previamente ya había forzado. Conseguida la vía de escapatoria, se introdujo por el hueco de la ventana y saltó al terraplén. Francisco, alias Champi, se marchó andando y desapareció entre los huertos cercanos al distrito de Santa Anna.

El retén policial de Gandia presenta numerosas deficiencias, que ya han sido denunciadas por los efectivos municipales en varias ocasiones. De hecho, el verano pasado, uno de los presos ya arrancó las paredes de una celda, que están hechas de pladur.


Tras este suceso en Gandia, el gobierno ha decretado realizar una auditoría en el edificio de la Central de la Policia Local para detectar todas las deficiencias y anomalías.

Deja un comentario