Hoy han sido presentadas algunas de las medidas que se aplicarán para solucionar los daños causados por el incendio forestal de Llutxent que afectó a Gandia en su gran mayoría y que se dio por extinguido el pasado sábado. Así lo ha anunciado el concejal de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ródenas.

En cuanto a los daños, ha explicado que hay infraestructurales y ambientales. “Los daños han sido muy duros e importantes. De las 960 hectáreas quemadas, la mayoría son del paraje natural Parpalló-Borell”. Además, ha añadido que “la mayoría de esas hectáreas  son árboles y la mayoría de estas zonas son de muy difícil acceso y en el Plan Especial del Paraje Natural Parpalló-Borell, que tenemos y está en ejecución, están consideradas como un espacio de protección y no de uso público por su complejidad a la hora de acceder para poder gestionarlo”. Por lo tanto, si el fuego hubiera entrado por otro lugar de fácil acceso se hubiera podido controlar más fácilmente.

El concejal ha querido insistir en que “el equipo técnico del Ayuntamiento ha sido consciente siempre y no ha dejado de hacer tareas de prevención de incendios forestales siguiendo dos planes de prevención de incendios municipales y el Plan Especial del Paraje Municipal”. De este modo, el desarrollo del incendio ha sido causado por dificultades climatológicas y de accesibilidad que han impedido que se pudiera extinguir rápidamente.

Respecto a las medidas que se aplicarán son tres. “La primera parte, será de diagnóstico de lo que ha pasado, la segunda la aplicación de la herramienta de participación y la tercera la propuesta de medidas activas de cara a la Generalitat y la Diputación”. Así mismo, en primer lugar, se pondrá en “marcha un instrumento de participación porque ha sido la reacción más inmediata de la gente que quiere ayudar y colaborar”. Sin embargo, “entendemos que la gente tiene ganas de participar pero se le tiene que decir cómo lo tienen que hacer porque si no puede afectar negativamente al territorio. Por lo tanto, lo primero que se hizo el domingo fue enviar un claro mensaje de que la gente no entre al bosque, que ahora la montaña necesita empezar a regenerarse sola porque la naturaleza tiene mecanismos de regeneración que se tienen que respetar”.

En segundo lugar, el Ayuntamiento pondrá en funcionamiento a partir del jueves o viernes de esta semana la web de Marxuquera Verda que “es el programa de participación para organizar tanto a las personas físicas como los colectivos en acciones de restauración de mejora del territorio de cara en invierno”. En esta web irán dándose las explicaciones de por qué no se tiene que empezar ya a trabajar en la montaña y también “se organizarán grupos de 20 o 50 personas como máximo para ir poniendo en marcha acciones puntuales durante diciembre, enero y febrero, como la de instalación de barandillas o escaleras, que son cosas que se han ido deteriorando o se han quemado”.

Por último, “se está preparando un informe para hacer llegar a la Diputación y a la Generalitat una serie de propuestas técnicas que han ido evaluando los técnicos de la casa y los funcionarios que llevan años gestionando el paraje natural y el territorio”. Una de las acciones que se pide es “que no se extraiga toda la madera quemada y que se quede en el territorio en forma de fajas perpendiculares a la pendiente para evitar la erosión o que tumben árboles y los coloquen en forma de fajas, una tarea que se hace y que ha resultado positiva en otros lugares con incendios”.

Respecto a los propietarios, ha informado Ródenas, que estén preocupados porque “algún árbol pueda caer encima de sus casas, ayer hubo una reunión a la que acudieron los representantes de Montesol y Montepino y se llegó a un acuerdo de que a partir de hoy en la Casa de la Marquesa pueden acceder a una ficha de incidencias de este tipo”. Una vez recibidas, “desde el Ayuntamiento nos hemos comprometido a ir con los técnicos a evaluarlos e intentar resolver esa incidencia”.

Deja un comentario