Imagen: Àlex Oltra.

El Hospital San Francesc de Borja ha vivido momentos muy difíciles en esta tercera ola de contagios de coronavirus que ha azotado a España y, sobre todo, a la Comunidad Valenciana. Ahora, con la bajada casi simultánea de todo el país, el hospital de Gandia vuelve, con cautela, a la «normalidad».

Las 38 habitaciones que pasaron a doblarse por el continuo ingreso de contagiados por covid-19, ahora ya son de nuevo individuales. Además, un total de 42 camas que se utilizaron exclusivamente para nuevos pacientes positivo, vuelven a utilizarse para su uso habitual.

A partir del lunes 22 de febrero muchas instalaciones continuarán con su uso ordinario. Se revertirá la separación de dos circuitos de Urgencias, por lo que todas las entradas de urgencias se realizarán por la misma puerta. Este lunes también volverá la actividad quirúrgica hasta recuperar la actividad habitual, en la medida de lo posible. En este caso, se priorizarán las intervenciones más graves y seguirán con las más antigüas.

Las consultas externas también se retoman progresivamente hasta llegar a la actividad habitual, aunque muchas citas se siguen realizando de manera telefónica.

En cuanto a la normativa del hospital, continúa vigente la prohibición de visitas a pacientes ingresados y tampoco podrán entrar acompañantes, a excepción de usuarios dependientes.

Deja un comentario