Fueron varios efectivos de la Policía Nacional los que acudieron el pasado viernes 20 de diciembre a la Biblioteca Municipal de Gandia en la Plaza Rei Jaume I ante la llamada de alerta. El motivo, había una persona que podría causar daños dado que llevaba consigo un arma blanca, se trata de una navaja en este caso.

Se trataba de una mañana de estudio como cualquier otra pero sobre las 11.30 horas un hombre armado generó una situación de caos. Estos días navideños son época de estudio para muchos y las bibliotecas de Gandia tienen un horario ampliado. Así fue como un hombre se sentó en uno de los pupitres al lado de una joven y le preguntó si le gustaba mostrándole una navaja.

La joven, al ver el arma blanca, se alarmó y dio un salto de su silla lanzando algunos de los libros que había en la mesa. En el mismo instante el resto de los estudiantes que había en la mesa abandonaron el lugar y se avisó a la Policía.

A los pocos minutos, varias unidades camufladas y vehículos zeta acudieron con las sirenas a la Biblioteca. Los agentes fueron desalojando la biblioteca mientras iban en busca del hombre con el arma blanca.

Por suerte, este individuo no llegó a causar daños físicos a ningún estudiante ni opuso resistencia a su detención.

Deja un comentario