El dominigo pasado 31 de marzo, entrada la noche, a eso de las nueve menos cuarto, llegaba a la estación de Cullera una mujer de unos 75 años de edad, residente en Francia. Su objetivo junto con su familia era pasar las vacaciones juntos en la localidad costera. Lamentablemente la mujer cayó a las vías del tren tras resbalarse y fue arrollada por un tren.

El grupo de turistas había llegado a la ciudad y, algo desorientados por la escasa luz y la lluvia, comenzaron a caminar en sentido contrario a donde está el paso inferior peatonal que conduce hacia la salida de la estación cullerense.

En ese momento, y por circunstancias que está investigando la Guardia Civil, la mujer cayó a la vía al sufrir un resbalón y fue arrollada por el tren que en ese momento salía en dirección a Gandia.

Los intentos por reanimar a la mujer no sirivieron de nada ya que falleció al poco tiempo después.

Deja un comentario