La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 33 años que circulaba por la autopista AP-7 a una velocidad de 223 kilómetros por hora y que ha dado positivo por el consumo de varias sustancias estupefacientes en los controles a los que ha sido sometido.

Según ha informado la Delegación del Gobierno, este vehículo de alta gama ha sido detectado alrededor de las 13.40 horas por el helicóptero Pegasus de la Dirección General de Tráfico y han solicitado de inmediato la colaboración de la Guardia Civil.

La detención del conductor al que se le ha imputado un delito contra la seguridad vial, ha sido en el kilómetro 599 de la autopista AP-7 a la altura de Gandia y en sentido Valencia.

Deja un comentario