El Ayuntamiento de Gandia ha procedido al cierre de la empresa pública Iniciativas Públicas de Gandia (IPG) con la firma de la escritura de cesión global de activos y pasivos de IPG al Consistorio, que es el socio único de la entidad.

En el momento en que esta cesión de activos y pasivos se inscriba en el Registro Mercantil se producirá de hecho la extinción de la empresa pública.

“Con esta cesión el Gobierno de Gandia (PSPV-PSOE y Més Gandia), con el apoyo activo y la participación de Ciudadanos, acaba 2017 cumpliendo una de sus promesa: cerrar la empresa pública Iniciativas Públicas de Gandia, que fue durante la legislatura pasada un foco de opacidad, de mala gestión y de deuda”, afirman desde el Consistorio.

Desde ahora, el Ayuntamiento asume los bienes que le restan a la empresa pública, los trabajadores, y asume también la deuda que quedan para pagar, unos 6,5 millones de euros. En las últimas semanas se han pagado 4 millones de euros en facturas y se ha conseguido vender los bajos del edificio nuevo de Simancas cancelando así un crédito de cerca de 5 millones de euros, una operación parecida en importancia y magnitud a la reversión de la compra de la bolera del Gandia Palace.

Los proveedores que aún no han cobrado pasan a ser ahora acreedores del Ayuntamiento, que satisfará esas deudas durante los primeros meses del ejercicio presupuestario 2018.

Deja un comentario