El salón de plenos del Ayuntamiento de Gandia ha acogido este martes el sorteo de 33 viviendas de protección pública de propiedad municipal en régimen de alquiler con opción a compra en el antiguo barrio de Simancas, un acontecimiento con el que concluye la adjudicación de las 104 viviendas que el consistorio tenía en propiedad. El antiguo barrio de Simancas ya es 100% nuevo.

Estas 33 viviendas se suman a las 40 en régimen de alquiler que el Ayuntamiento otorgó en enero de 2019 tras el proceso de selección pertinente. Las viviendas tienen un precio de compra de entre 70.000 y 80.000 euros y un precio de alquiler que oscila entre 230 y 280 euros, sin IVA.

En total se presentaron 147 solicitudes de las que 84 fueron admitidas y 63 excluidas. Estas 84 solicitudes aceptadas fueron analizadas por un órgano de baremación compuesto por un representante de cada partido político, un representante del departamento de Intervención, un representante del departamento de Servicios Jurídicos, por el jefe de Servicio de Actuaciones Municipales y por un representante de la Oficina de Vivienda.

Hoy 33 familias han salido del Ayuntamiento de Gandia muy contentas pero ha habido otras que no lo han hecho tanto. Hemos solucionado 33 situaciones a otras tantas familias pero aprovecho la ocasión para reafirmar el compromiso como administración de seguir trabajando con otras administraciones para que todas las demandas puedan ser atendidas en un futuro

Diana Morant, alcaldesa de Gandia


Morant ha agradecido la labor de los técnicos del departamento de Vivienda y Regeneración Urbana del Ayuntamiento de Gandia que pusieron en marcha un procedimiento de adjudicación “transparente y que ha cumplido rigurosamente la Ordenanza Municipal de la Vivienda”.

Adjudicadas las 33 últimas viviendas del complejo del antiguo barrio de Simancas

LA ‘HISTORIA’ DE SIMANCAS

El proyecto de Simancas nació hece una década con el objetivo de regenerar una zona degradada de Gandia y de desarrollar una iniciativa para dar respuesta a una necesidad vecinal vital de tener un espacio donde vivir y convivir.

En 2010, se firmó un convenio a tres bandas para declarar Simancas una zona ARU (Área de Regeneración Urbana). El proyecto suponía una actuación en Simancas que permitiría reformar los edificios y cambiarle la cara al barrio. Se realizó gracias a una colaboración a tres bandas en la que el Ministerio de Vivienda y la Conselleria se harían cargo de más del 60%.

En 2012 se paralizaron las obras al entrar la constructora encargada del proyecto en concurso de acreedores, y en 2016, el Ayuntamiento firmó otro convenio con la Generalitat que permitió la finalización del complejo.

Deja un comentario