El Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Gandia ha hecho un balance negativo de lo realizado en 2017 por el Gobierno de Diana Morant. “Un año de promesas incumplidas” que han desglosado en el plano económico, de proyectos de ciudad, cultural y , política para jóvenes y turismo.

“Es un año decepcionante. Un año de promesas incumplidas. Los grandes problemas de la ciudad siguen sin resolverse. Gandia quiere y necesita al Partido Popular. Pero si nos margina y aplica una política vengativa, los únicos que pierden son los gandienses”, ha afirmado en rueda de prensa el portavoz de los populares Víctor Soler. Soler ha estado acompañado de Vicent Gregori, que ha puesto a disposición del Gobierno municipal los 12 ediles del PP debido a que “no están siendo capaces de afrontar los retos de una ciudad como Gandia”.

“En plano económico y según el propio gobierno local, los gandienses deberían estar pagando en este 2018 menos impuestos, pero la realidad es que la rebaja prometida no ha llegado y seguirá en vigor la brutal subida de impuestos de un 25%. De igual modo, seguimos sin Presupuestos de 2018, algo que genera incertidumbre a los principales motores económicos de la ciudad. Y en referencia a la deuda municipal, esta no se reduce, sino se transforma de comercial en financiera a la espera de que el gobierno entrante en 2019, asuma la misma. Mientras tanto el pago a proveedores se sitúa en 280 días” aseguran los populares, y lamentan que “la Generalitat Valenciana siga marginando a Gandia. Su inversión se reduce a tan solo 13 € por habitante, frente a los 103 € de media en toda la Comunitat Valenciana”. En sentido opuesto sitúan el Gobierno de España, que ya ha garantizado la financiación para el Tren Gandia-Oliva-Denia o está acometiendo el Acceso Sur al Puerto de Gandia.

“Con respecto a los proyectos de ciudad, seguimos sin Hospital de Crónicos o Centro de Salud de Roís de Corella. Tampoco hay novedad con respecto al Auditorio de la Plaza Baladre o la Plaza Tirant y sus oficinas. Y el Trinquet Municipal sigue estropeándose sin un remate final. Los proyectos del Plan Confiança dejan en el aire un montante de casi un millón de euros por invertir en la ciudad, al no iniciarse las obras de la Escuela de Música y Centro Cívico de Beniopa, los itinerarios peatonales entre Gandia y el Hospital o el Casal Jove del Grau”, afirman. “Se echa en falta, que se informe por qué no se está acometiendo la renovación de la instalación del agua potable y el alcantarillado según el Plan Director. Por qué no se rematan las urbanizaciones de Marxuquera o Kentucky. Y por qué siguen paralizados o sin acabar los PAI de Sanxo Llop, Les Foies o Equipamientos Privados de la Playa de Gandia”.

El Grupo Popular incide en que “la política turística y comercial languidece”: “Se trata de un copia y pega. Una auténtica improvisación. El Auditorio de la Plaza Baladre sigue sin estar en funcionamiento. No hay una propuesta comercial solvente que evite la imagen de se vende o se alquila”.

“En plano cultural, la capitalidad de Gandia, Capital Cultural, está dando a su fin, con más pena que gloria. No ha habido una programación acorde con dicho evento cultural, sino la actividad ordinaria que ya se venía programando. Gandia cierra su capitalidad eso sí, con el Museu de Santa Clara y el Teatro Serrano cerrados”, lamentan. De igual modo, los populares se muestran preocupados por una programación futura “que se dirija solo a unos pocos, sectaria y de poca calidad”.

En el apartado de las políticas juveniles el PP destaca el cierre de la Oficina Comarcal de la Generalitat Jove o la Oficina Jove de Gandia: “Si a día de hoy, hay alguna actividad de ocio alternativo, se lo debemos a la programación del Consell dels Joves de Gandia que está supliendo la ausencia del gobierno municipal en materia de políticas juveniles”.

Imagen: Álex Oltra

Deja un comentario